Los lugares más bonitos de la Sierra de Guara

El Parque Natural de la Sierra de Guara es sin duda, una de las joyas del Pirineo Aragonés más valoradas de toda la Península. Con gran cantidad de lugares por visitar, el agua y las formaciones kársticas se erigen como protagonistas de sus paisajes, siendo muy comunes los malantiales, ríos, barrancos, cascadas, sifones y cuevas.

Por otra parte, como es habitual en los paisajes de alta montaña, el agua adquiere un color turquesa absolutamente hipnotizante, que mejora el aspecto del entorno de una forma excepcional.

Estos son los lugares que no te puedes perder si vas a visitar la Sierra de Guara en Huesca:

  1. Salto de Roldán: estas formaciones rocosas lograrán sin duda hacer las delicias de aquellos amantes de la fotografía de paisaje debido a sus peculiares formas. El paisaje consiste en dos majestuosas peñas, la de San Miguel y la de Amán, separadas por el río Flumen. La leyenda cuenta que un noble francés llamado Roldán, saltó la separación entre las dos peñas con el objetivo de huir de sus enemigos. Si queremos admirar la fauna de la zona, el Salto de Roldán es excelente para observar las colonias de buitres que viven en el lugar.

  2. Cañón del Formiga: como ya hemos comentado, la Sierra de Guara se caracteriza por tener multitud de formaciones naturales fruto de la erosión del agua que tanto invade estas tierras. El Cañón de Formiga es un buen ejemplo de ello. Además, aquí también tendremos la oportunidad de observar toda clase de aves de la zona como es el caso de las águilas, los buitres y las zuritas.

  3. Rodellar: se trata de un bello y pintoresco pueblo de la zona, conocido por albergar algunas construcciones interesantes como la Casa Cebollero o la parroquia de San Lorenzo, edificada en el siglo XVII. Cerca de Rodellar, encontraremos el Barranco de Mascún, muy popular entre los amantes del barranquismo.

  4. Embalse de Vadiello: y como de agua va la cosa, no podía faltar en esta selección el espectacular embalse de Vadiello con su precioso color turquesa, que contrasta con las formaciones rocosas de alrededor.