Primer descenso de Gorgas Negras. Historias de Barranquismo en Guara

Barranquismo Guara. Gorgas NegrasPrimer Descenso de Gorgas Negras.  Historias de Barranquismo en Guara.
Es uno de los barrancos míticos de la Sierra de Guara, por su envergadura, situación, caudal y temperatura del agua.

En el año 1973, un grupo de montañeros oscenses, consiguió completar su descenso.

Rebuscando en las Hemerotecas, hemos dado con el articulo sobre su experiencia publicado por el Diario del AltoAragon, hace casi 40 años. Aquí os lo transcribimos

 

"Varios  han  sido  los  intentos  de explorar  el  fondo  del  más  imponente  de  todos  los  cañones  que  surcan  las  sierras  exteriores  oscenses: !as  gargantas  del  Alcanadre.  Varias  expediciones  de  franceses,  exclusivamente  con  este  fin,  han  llegado  a  Rodellar , en  el  curso  de  los diez  últimos  años.  Ninguna  de  ellas supo  culminar  con  éxito  la  empresa  que  se  habían  propuesto.  Serias dificultades  naturales  hacían  volver  atrás  a  los  ansiosos  turistas franceses.   `En  la  mente  de  varios  socios  de Peña  Guara,  latía  ese  mismo  proyecto  desde  hacía  unos  años,  y  latía  más  fuerte  conforme  aumentaban  los  fracasos  de  expediciones. anteriores.  El  cañón  del  Alcanadre se  resistía  cada  vez  más  a  ser  pisado  por  la  planta  humana.  Y  cuanta  más  resistencia  presentaba,  más atrayente  aparecía".

Son  las  cuatro  de  la  madrugada cuando  vamos  dejando  Rodellar  a nuestras  espaldas.  Con  unos  cuantos  tropezones  entre  las  piedras  del camino,  atravesamos  la  surgencia de  Mascún  y  cogemos  la  empinada  senda  que  por  debajo  de  la  cueva Andrebot  nos  lleva  hasta  los campos  de  Seral.

Son  las   seis  y  media;  a  esta  hora  el  sol  no  ciega,  se  le  puede  mirar  a  la  cara,  ilumina  las  casas mas  orientales  de  Nasarre  que  han aparecido  ya  a  nuestra  vista.  Amplias  superficies  de  erosión  maduras,  que  en  otro  tiempo  dieron  su fruto  a  unos  hombres  que  se  batían  en  una  economía  de  pura  subsistencia,  ahora  se  presentan  con  la libertad  de  lo  que  quiera  crecer  en ellas.  Las  sendas  de  acceso  ya  no discurren  por  los  primitivos  caminos  cercados  de  gruesos  muros  de piedra,  lo  hacen  por  los  dóciles  vanos  de  los  campos  abandonados. En  Nasarre  el  silencio  es  el  único  ducho  del  pueblo.  Estamos  a 1.191  metros.  A  partir  de  ahora  sólo  habrá  que  descender.

Lo  que  tanto  tiempo  había  esperado  dentro  de  nosotros,  la  que  tan minuciosamente  habíamos preparado,  lo  tenemos  a  nuestros  pies. Las Gargantas  del  Alcanadre,  en  este punto  inicial  de  su  encañónamiento,  adoptan  el  nombre  de  Gorgas Negras.  Y  realmente  el  nombre  es adecuado.  Los  pasos  son  difíciles,  pero  la  dificultad  en  estos momentos  iniciales  del  descenso nos   anima.

 Sin  utilizar  todavía  los  botes neumáticos.  andamos  unas  veces por  oposición  entre  las  estrechas paredes  del  cañón,  otras  con  agua hasta  la  cintura.  La  profundidad de  las  sucesivas  gorgas,  nos  obliga pronto  a  utilizar  los  botes,  y  los que  los  trasportaban  se  alegran  de verse  librados  de  tan  incómodo peso.

 Pronto,  la  monotonía  del  embarque  y  el  desembarque -en  las repetidas  gorgas,  empieza  a  aburrirnos.  EL  agua  no  parece  muy fría,  y  el  fondo  del  cañón  se  ve iluminado  tan  sólo  por  un  difuminado  resplandor  que  obliga  a  abrir al  máximo  el  objetivo  de  la  máquina  fotográfica.  Llevamos  ya unos  600   metros  de   descenso  y  en la  pared  derecha  del  cañón.  dejamos  grabado  el  nombre  de  nuestro  club.  Las  profundas  gorgas continúan,  algunas  de  difícil  embarque,  lo  que  provoca  varios  remojones  involuntarios.  Algunos bloques  empotrados  en  el  cañón, dan  techo  al  cauce  del  río,  y  con las  concreciónes  estalagmiticas  en su  parte  interior,  nos  parece  navegar  por  los  lagos  del  Solencio  de Bastaras.  Lugares  de  singular  beIleza  nunca  captados  por el  ojo humano,  dejan  vencida  nuestra imaginación  creadora  de  paisajes insólitos.  Pequeñas  balmas  donde el  río  se  introduce  casi en  oscuridad  total,  caladas  estalagmiticas,  caprichosas  y  diminutas  cascadas, nos  van  dejando  boquiabiertos  conforme  avanzamos.

 Son  las  once  y  media  de  la  mañana  y  el  cañón  parece  abrir  sus paredes  para  dejarse  acariciar  por el  sol.  Hemos  recorrido  ya  cerca de  dos  kilómetros.

 Un  poco  más  abajo  encontramos la  primera  dificultad  seria.  Una cascada  de  más  de  diez  metros  de altura  nos  obliga  a  decidir  por  un rappel;  pero  no  existen  amarres adecuados,  ni  hay  grietas  donde colocar  clavijas.  Dificultades  como esta  las  llevábamos  previstas.  Con un raplús  de  1  mm, una  pequeña  maza,  conseguimos  taladrar  un agujero  de   4   centimetros,  donde introducimos  una  pitonisa  expansiva.

 La  doble  cuerda,  los  descensores rappel  y  el  seguro Shunt,   empiezan  a  funcionar.  Pero  el  rappel acaba  en  el  agua  de  una  enorme y  profunda  badina,  y  es  necesario descender  en  primer  lugar  los  botes  neumáticos.  La  dificultad  del paso  nos  entretiene  bastante  tiempo,  pero  al  final  es  superada  sin novedad.

Cien  metros  más  abajo  de este  contratiempo,  encontramos una  pequeña  playa  arenosa  orientada  por  el  sol.  Son  las  doce  de  la larde;  llevamos  ya  once  horas  andando  y  apenas  nos  damos  cuenta  del  largo  tiempo  que  ha  pasado.  Nuestros  cuerpos  sienten  el cansancio,  piden  energías  y  reposo.  El  descanso  es  corto,  e]  cañón vuelve  a  cerrarse  entre  oscuras  y estrechas  paredes.  Para  colmo,  una dificultad  más  seria  que  ninguna de  las  superadas  hasta  aquí,  nos cierra  el  paso  a  pocos  metros  de una  playa.  Una  enorme  cascada  de lisas  paredes  por  la  qué  el  miedo impide  asomarse libremente,  nos pone  nerviosos  a  todos.  Retroceder es  imposible;  bordear  la  cascada también  lo  parece.  Mientras  los demás  comen,  Cajal  y  yo  inspeccionamos  el  punto  mas  adecuado para  rapelar  la  vertical.. . Medio  colgado  sobre  el  vacío,  Cajal  descubre un  punto  por  el  que  se  podría  descender  sin  sufrir  la  caída  de  agua sobre  nuestros  cuerpos.   Además, abajo,  parece  que  existe una  repisa  seca  que  ayudará  al aterrizaje.  En  seguida  encontramos  una pequeña  rama  que  servirá  para  pasar  la  doble  cuerda.  Uno  a  uno  vamos  descendiendo  los  20  metros más  verticales  de  todo el  descenso. Se  nos  ha  hecho  .demasiadó tarde.  Son  las  cuatro  y aún  no  hemos  llegado  a  la  mitad  del  trayecto.  Llevamos  poco  más  de  dos  kilómetros  de  descenso.  Nuevas  gorgas  aparecen  a  nuestro  paso.  Con el  cansancio  y  la prisa,  apenas  apreciamos  las  nuevás  maravillas  que se  nos  van  apareciendo.

 El  agua  se  encuentra  más  fría; las  primeras  surgencias  han  hecho, ya  su  aparición  disimuladamente entre  los  bloques;  tan  sólo  un  característico  musgo  las  delata.

El  final  de  los  Bozos  de  Lañas,  un  descanso  para  comer  y  secarnos  al  sol, nos  reúne  a  lo  seis  componentes de  la  expedición  que  andábamos  ya   -desperdigados.  Son  las  seis  de  la tarde.  Unas  cuantas  badinas  de  fácil  paso,  nos  separan  de  Custodia. A  Custodia  descendían,  las  caballerías  por  la  senda  de  la  Canal  del Ordio,  hoy  día  desaparecida.  Aquí, trabajaban  los  cuchareros  en  su malpagado  oficio.  Otra  surgencia considerable  existe  en  Custodia.

 El  descenso  continúa  y  las  dificultades  vuelven  a  hacer  su  aparición.  Pocos  metros  más  abajo  ele Custodio,  un  salto  de  unos  quince metros  corta  el  paso  a  quien  no sepa  de  escaladas  en  libre.  Por  la margen  izquierda,  una  grieta  permite  salvar  la  cascada,  bajando  por oposición.  El  cañón  ha  vuelto  a  cerrarse;  nuevas  y  profundas  gorgas aparecen  al  paso.  Estamos  ya  en Estrecho  Alto.

 Algunas  huellas  de  pescadores aparecen  en  el fondo  del  rio.  Largas  badinas  existen  en  estos  lugares,  las  más  grandes  de  todo  el trayecto  que  llevamos  hecho.  El  valle  se  abre  para  volverse  a  cerrar rapidamente. La  fuente  del  Estrecho  Alto,  hace  su  aparición  en  es tos  lugares.

 Con  mucha  prisa  atravesamos  las gorgas  del Estrecho  Bajo,  para  animarnos  profundamente  con  la  visión  de  los  chopos  de  San  Cristóbal.  Las  ganas  de  reposar  aceleran nuestra  marcha.  Son  las  siete  y  media  de  la  tarde.

San Cristóbal  se  presenta  acogedor.  De  buena  gana  nos  quedaríamos  aquí  a  pasar  la  noche.  No  faltan  prados,  no  faltan  árboles  ni fuentes.  Sólo  nos  falta  el  tiempo libre  y  el  material  para  pernoctar. La  noche  se  nos  va  a  echar  en cima   y   es  la  votación  la  que  decide  dejar  el  descenso  del  río  para tomar  el  penoso  camino  que  lleva hasta  Rodellar.  Por  debajo  de  nos otros,  dejamos  la  Chasa  y  los  desfiladeros  de  Barrasil,  ya  recorridos en  anteriores  ocasiones".

ENTREVISTA A LOS AUDACES COMPONENTES DE LA EXPEDICION

 Un  grupo de valientes, miembros del  equipo  espeleológico de "Peña Guara",  han explorado con éxito, por  primera vez, hace tan sólo unos días,  las atrayentes  y desconocidas gargantas  del cañón del Alcanadre, en  la sierra de Guara. Varios  habían sido los intentos de  explorar el fondo de tan imponente  cañón, pero tales tentativashabían  resultado fallidas hasta la fecha  ante las serias dificultades naturales  y penosos obstáculos que encierran  para el hombre. El  cañón del Alcanadre, que con tanta persistencia se resistía a ser pisado por la planta humana, ha sido vencido por seis jóvenes de Huesca cuyos nombres permanecerán en el anonimato por - expreso deseo del grupo. Con ellos hemos mantenido un cambio de impresiones y éste ha sido el resultado de nuestro coloquio.

 -¿Cuándo  y cómo decidisteis realizar  esta expedición?

-Teníamos  noticia de que numerosos  grupos venidos desde Francia no  habían podido culminar cón éxito  la exploración de este cañón, y ello  nos animaba  a tratar de hacerlo  nosotros, lo cual se veía reforzado  con el proyecto que varios socios  de "Peña Guara", referente a la  exploración del Alcanadre Así fue  cómo nos dispusimos a llevar á buen  fin la empresa.

 -Hablarnos de los prépatativos.

-Dispusimos  minuciosamente el material   necesario; no debíamos fallar,   y era necesario: sopesar bien todas  las posibilidades. Seleccionamos  los componentes de la expedícion,  sabedores de que la dureza del trayecto  exigía una inmejorable preparación física, y, por fin, se fijó  la fecha adecuada.

 -¿Por  qué elegisteis los últimos días  de agosto?

-Por  ser período de estiaje, En el que  la cantidad del agua  y la temperatura   de la misma ofrecen la menor  resistencia.

-Pero  una crecida del río, en el fondo  del cañón, creo que puede producirse  en cualquier momento.

-Así  es; y como las consecuencias,  si esto ocurre, son fatales, tuvimos  la suficiente precaución para informarnos  bien de las previsiónes meteorológicas,  eligiendo el trazado descendente  como el de más probabilidades  de éxito.

 -¿Alguien  que conociera en parte  el cañón os aconsejó  o indicó algo?

-Sí,  varios vecinos de Rodellar nos  dieron a conocer algunas de las difícultades   a las que tendríamos que  enfrentarnos.

 -¿Principales  obstáculos?

-Las  cascadas, algunas  de ellas con  más de 15 metros de altura, teniendo  que hacer rapel por paredes  totalmente pulidas, por el agua, que  caracteriza  el lugar. De la oscuridad  total, pasamos  a contemplar preciosas  cascadas, enormes unas veces,  diminutas otras.  Y poco después  aparecen las primeras playas arenosas que terminaban gradualmente en profundas  badinas.

-¿Y  cómo os las arreglabais?

-Primero  descendíamos los botes  neumáticos y luego nosotros sobre  ellos.

-¿En  algún momento .llegasteis a  temer por vosotros  o el éxito de la  empresa?

-Sí.  fueron varios

-Pero,  ¿cuá el más difícil?

-Creo  que un salto de quince de  rappel

-¿Cuánto  tiempo invertisteis en  la  exploración?

--Dieciocho  horas.

-Hay  algo de lo que no nos habéis  dicho nada y tiene mucha ímportancia;  me refiero al material que  llevabais.

-Tres  botes neumáticos, 120 metros  de cuerda, martillo, raplüs. mosquetones,  pitonisas, descfcnsores seguros "Shunt", boudriers,  cordinos  y cámaras fotograficas.

-¿Y  para alimento?

-Comida  ligera.

-¿Ha  sido importante para vosotros  la ayuda de "Peña Guara"?

-Decisiva;  sin la prestación de nuestro  Club nos ha hecho de parte  del material, no hubiera sido posible  abrir este nuevo paso.

-¿Número  exacto de kilometros descendidos  por el fondo del  Alcanadre?

-Alrededor  de cinco.

-¿Contentos  después de haber logrado  lo que tanto deseabais?

-Lo  estamos. La satisfacción con éxito  compensa nuestro esfuerzo

 Un  nuevo paso ha sido abierto. Ellos han podido disfrutar lugares  nunca captados por el ojo humano  mientras  hacían realidad uno  de sus numerosos proyectos. Ahora  vendrán otros  y después otros,  pues su amor por el riesgo y  la montaña late demasiado fuerte  como para no seguir por esta ruta

Site Login